domingo, junio 23

Ismael González Castañer



COMER DE UNA MANERA EMBRIONARIA


La placenta de la niña resultó blanca: Puedes botarla, dijo el obstetra, ya no sirve para nada; todas las placentas de este mundo, rojas, sirven para química, dile que te diga el laboratorista: Es verdad, la roja es básica para antiforforas.
Pero, como en "El retrato oval" (el pintor no sabía que trasponía al cuadro la sangre de la modelo amada, muriendo ésta pronto dio - para "acabar" - la última pincelada), tu hija la dejó blanca: no cumplimos el plan.
Por eso es que la niña hoy, no quiere nada: comía de una forma embrionaria. Saciada precozmente en su pre- natalidad, no quiere carne, y le teme, por demás, a los pellejos. Tiene ahora nueve años y mira con mirar de lontananza, agazapada (como quien esperara matar sin medida, volverse asesino, en la continuación de la película). 
Con la placenta blanca, la mama se ha hecho una "jaba", con la que a menudo viaja, acompañada por la misma hija. Sin embargo, si la registras, no lleva nada: previsión de la mamá, que augura, cómo un día, íntegra, la niña se la comerá.




martes, junio 11

Rito Ramón Aroche

                                      


                                          a Carmen Paula


-Siempre tengo la idea estúpida de seguirte, Carl
-Bah, cosmogonía
-La idea estúpida de seguirte, Carl
-¿Hoy? Como los trenes
-Si se desinfla el sol viene un caballo
-El calendario es loco. Mira esas luces
-Si se desinfla el sol viene una oruga
-Y se orilla
-Cuando pasó la carta tú dormías, Carl
-No tienes que decirme. Yo imagino
-El sol es loco
-Carl…?
-El sol es loco
-…

                                          ***


(Cuando cayó el del arma…huí. Octubre. Amanecía.)








sábado, junio 2

Almelio Calderón Fornaris


DIALÉCTICA

Los que quieran saber la historia
que sepan la historia.
Los que quieran aprender a saltar
que aprendan de saltos.
Los que quieran decir que su corazón
es de arena que lo digan.
Los que quieran decir como Anaximandro
que el hombre nació de un pez
       cuidado con los pescadores -.




BALNEARIOS

La balanza cree en su templo aunque esté despoblada de promesas. Sólo el azar de sus llamas hace de los signos puertas que son atlas hacía la sabiduría. La paciencia se desliza como archipiélago que devora el tiempo.

¿Qué alas hay para otro vuelo, para otra marea?. Las alas quieren alejarse de la finitud del hombre. Escucho como caen los dioses en estos balnearios donde la ola es una hebra más del muro.



Frank Castell


VERDADES DE LA VIDA NÁUFRAGA

Cada sueño tiene algo de Fénix.
Renace para abrir heridas
o silogismos
o zonas muertas.
Cada verdad tiene su precio,
su viaje sin milagros.
Cada dolor tiene su música.




TARDES PARALELAS

La bala que mató a mi amigo
dejó la tarde huérfana
y un manantial frenético
en cada noche.

El auto que mató a mi perro,
abrió una zanja ante los ojos de mi barrio.
Rompió la inercia y los pregones,
los gritos de una tarde simple.
Fue un raro espectáculo,
una clara señal de Dios.



jueves, abril 26

Maylén Dominguez



Quisiera estar en un sitio hecho de cosas que no recuerden nada,
inaugurarte
sin este ruido en el pecho
ni los rencores que ahuyentan al amor.
Ingenuo diste la coordenada que pretendí ignorar,
mi horror a ver los motivos milenarios,
tu estela pasada y recurrente,
la consecuencia de tu debilidad
siempre abocándose.
Quisiera estar donde nada me ensombrezca.
Pero tendría que hablarte,
de cualquier modo,
para que asistas a ver lo que en mí crece
cuando soy cálida al fin.
Si fuera dulce y tenaz mi idolatría,
si fueran justos mi voz, mi ardor,  
mi acento,
y no un embozo de la desesperanza,  
un canto fatuo
que lanzo porque vengas a creer en mí,
como que soy la razón,
yo, y no las otras:
sagradas, milenarias,
que te conducen al sueño elemental,
la vida elemental.
Qué sería de mí, torpe y silente,
cómo se harían mis noches insulares
sin este canto que abriga a algún dolor,
aunque no salva,
sin este grito, que puede adoctrinarte
desde su fondo rabioso y aterido.


miércoles, febrero 22

Alberto Acosta


DESTINO


Absorto en la triunfal desarmonía de este cuerpo
que no tiene otro destino que morir,
y tal vez exhalar una o dos líneas hermosas sobre el papel,
me pregunto si todo estuvo mal,
si no hubo otro camino.

No son dulces los antiguos recuerdos
sino espadas que se hincan
y dejan al aire los tendones.
¿A dónde marcha la belleza que se borra?
¿A dónde voy yo mismo?
Sólo hay una certidumbre:
no nos veremos más allá,
no nos inclinaremos  juntos otra vez sobre la hierba,
nuestros rasgos no se confundirán de nuevo en el espejo.

Como cualquier criatura
nos pudriremos solos al borde del camino,
entre dos pulsaciones,
con un clavo de oro hincado en las espaldas.








Cuba,1957- 2012.

domingo, agosto 28

Mariene Lufriú Rodríguez


I
La rama negra
Seca, tardía, amarga
También es bosque.


  
LOS EXILIADOS

Todavía la familia los busca
con la misma tristeza del ciego
que va al teatro
y se sienta en primera fila
la noche de las máscaras.



MIRADA TRISTE
                                                 Para Kenay, que todavía me mira desde la pared

La ciudad se desborda
en los límites de un mapa.
Las manadas emigran
y el hueco de su espacio
aprende los modos de permanecer.
La ciudad simula un telón raído
un escenario imposible
para la nueva función.
Por eso exhibe el mismo baile
de unos pies
que la recorren y la olvidan
la idéntica danza
de unas manos débiles
en el intento de sostenerla
la exacta rutina
de los cuerpos fugitivos.
La ciudad es un teatro viejo
de donde escapan las máscaras.
De nada han servido
mis canciones maltrechas
al sur de sus farolas
mis ganas sofocadas
en sus parques de noche
ni mis días de sol
aliviados por la sombra
de los laureles de la avenida.
Soy poco para la ciudad
y no puedo devolverle
esos retazos suyos
errantes
que se duermen
en New York, Madrid, La Habana, Miami
y que aún le pertenecen.
En cada casa hay al menos una foto
colgada en la pared
que la familia mira
mientras aviva en la memoria
el último abrazo.
Si yo fuera grande
o Dios
o presidente de la ciudad
mandaría a clausurar los caminos
y limpiaría todas esa vetas de ausencia
en las paredes.
Pero yo siempre lo digo
soy poco para la ciudad
y su legión de viajeros.
Frente a un mapa
desdibujado en los bordes
veo cómo adelgaza la ciudad
…y me apeno.



IMITACIÓN

Yo tenía unos peces…moribundos,
y no pude saber cuándo escapaban.
Las palabras oscuras que tragaban
me ocultaron la angustia de sus mundos.
Y mis peces se fueron al alarde
de enfrentar a las olas carniceras.
Solas, tristes, vacías sus peceras
colorean su ausencia cada tarde.
Mis peces se cansaron de callar.
por eso se lanzaron a otro mar
de espacios liberados y profundos.
Mis peces se han anclado en mi memoria
repitiéndose siempre aquella historia
en los hombres que tengo…moribundos.







Licenciada en Letras por la Universidad de La Habana. Pinar del Río, CUBA, 1987. Ha obtenido varios premios entre los que figuran el Internacional de Poesía NOSSIDE CARIBE 2003, el segundo de Literatura Erótica Farraluque 2006, el tercero de Narrativa Mangle Rojo 2007 y el Calendario 2008 de poesía. Tiene publicados los poemarios La ruta incierta (Ediciones Loynaz 2008) y Todos los semáforos en rojo (Casa Editora Abril 2009). Textos suyos aparecen en antologías, revistas y periódicos de España, Italia, México y Venezuela. Representó a Cuba en el 1er Encuentro de Jóvenes Escritores e Intelectuales del ALBA – Caracas – Venezuela. (2010) Es egresada del Centro de Formación Literaria “Onelio Jorge Cardoso” y miembro de la UNEAC y de la AHS.